Un mundo sin mí.

Sólo  imagínate un mundo en el que no hubieras nacido, en el que tus papás no te hayan engendrado, en el que tú no hayas entrado a aquél óvulo, imagínate un mundo en el que hubiera sido quizá otro espermatozoide el engendrado, imagínate como sería la vida de tus padres sin ti, imagínate la vida de tus amigos riéndose sin ti, hablando sin ti, a tus tíos sin un sobrino como tú, a tus padres sin un hijo como tú...

¿Te lo imaginas?

Si ese mundo te lo imaginas mejor que este, ¡Cuidado! Remedia algo, estás haciendo algo mal.  Mira a ver si peleas mucho con tu hermano, si no la llevas bien con tu padre, si no eres tan buen amigo como crees... ¡Ten cuidado para no tenet una vida de perros!

Pero, si ése mundo te lo imaginas horrible, ¡Te felicito! ¡Eres una excelente persona!

Jamás cambies. 

                                                   Christian Arboleda. 

 

 

Seamos diferentes

Sí.  No les mentiré.  Soy un chico de escasos 16 años, vida cotidiana, del suburbio, estudiante de secundaria, amante al pop y lo que un chico de mi edad es. 

Aunque acepto, soy algo diferente a los demás: no hago lo que los demás chicos suelen ser.

Antes dije que era igual, porque no tengo 3 ojos, dos narices o 22 dedos. Pero, sé que soy diferente. 

¿Tú eres difentente?

No te preocupes, si lo eres, alegrate por eso. ¿No te parece aburrido ser igual a todos?

Lo bueno de esta vida sin sentido, es que todo es diferente: las plantas, los países, los rostros que ves en un centro comercial, las fotos que te tomas...

A lo que quiero llegar es que si eres diferente, no te apenes o quieras encajar, disfruta ese don que tienes y sacale provecho.

Si eres lo contrario, te invito a que seas diferente. "No caigas en la monotonía social."

 

                                       Christian Arboleda